Sígueme por correo

sábado, 20 de febrero de 2016

El antiterrorismo como arma arrojadiza

Resultado de imagen de ejercicio de lucidez innerarity
En reseña publicada hace más de diez años, cuyo recorte he guardado todo este tiempo, Francisco Santamaría calificaba este ensayo, incluso desde el título, como un “ejercicio de lucidez”. Nada más cierto, incluso algunos rasgos, o factores que asomaban tímidamente en nuestro panorama social en el año 2004 –fecha de publicación de la obra– se divisan ahora como algo nítido y tan voluminoso que incluso llega a abrumarnos con su enorme mole negruzca. Innerarity dedica esta obra a desentrañar los signos ocultos de las sociedades modernas, lo ambiguo, lo confuso, lo decididamente engañoso. Pero él no se engaña, o lo hace mucho menos que la media, por eso es capaz de adelantarse a su tiempo, en párrafos como este y muchos otros igualmente lúcidos.

“La lógica de cierto comportamiento antiterrorista, una vez abandonada la vieja justificación ideológica que busca silogismos y demostraciones, gira en torno a la teoría de la equiparación. La estrategia consiste en repetir insistentemente que A es igual que B, hasta que eso genere un automatismo social. En un mundo confuso, atacar comienza por identificar. Y el público se siente aliviado con alguna referencia indiscutible en medio de la confusión. Así se promueve una guerra contra un país o se ilegaliza un partido político, pero también se limita el juego de cualquier adversario bajo la amenaza de ser acusado de complicidad. Son equiparaciones más o menos arbitrarias, que definen un territorio cómodo para las propias estrategias, pero que impiden una diferenciación inteligente de realidades que son complejas.”
Daniel Innerarity La sociedad invisible, Premio Espasa de Ensayo 2004,
Ed. Espasa Calpe, (Pag. 63)

Diáfano como la luz del día. Nada que añadir al argumento, pero tras la reciente acumulación de hechos de naturaleza idéntica a la que expone el ensayista, recordaré el decisivo papel de los medios de comunicación como voceros con altavoz de la demagogia; hasta la extenuación y más allá de los consumidores de mass media. Como los sucesos a los que aludo son recientes y conocidos de sobra, ni siquiera voy a mencionarlos, ya les han dado una importancia que no tienen, durante semanas y meses, todos esos profesionales del periodismo.

lunes, 15 de febrero de 2016

Un plato que se sirve frío

Toulouse-Lautrec -  La resaca (1889)
Uno
Habían abierto el negocio en una confluencia de calles. El local había salido barato y tenían la esperanza de atraer a una clientela numerosa. La pareja siguió los consejos de los especialistas olvidando que en un barrio situado en el corazón de la ciudad, con el envejecimiento de la población a causa de la subida del suelo y a las tentadoras ofertas de urbanizaciones campestres y piscineras, no abundaban los niños.
-Esta gente tendrá nietos. –Suspiró Ramón cuando echaba el cierre el cuarto día sin que hubiese entrado ni un alma.
Susana le miró con amargura, luego le volvió la espalda y se puso el abrigo.

Dos
vendifer, s.l.
INVESTIGACIÓN Y ESTUDIOS DE MERCADO

-Investigaciones de mercado -Estudios sociológicos 
-Recogida y tratamiento estadístico de datos -Proyectos de inversión -Viabilidad contable -Creación de empresas -Rentabilidad empresarial -Contactos

LE ASESORAMOS MEDIANTE:
* Sondeos de opinión e investigación social
* Estudios de mercado y planificación de marketing
* Recogida y tratamiento de encuestas. Trabajos de campo
* Estudios on line

Somos un equipo profesional con experiencia, especialistas del ramo. Ofrecemos profesionalidad y compromiso.                                                 

Tras haber constatado la viabilidad de su proyecto empresarial, adjuntamos estudio financiero, localización recomendada, consejos publicitarios, nicho de mercado y plan de actuación encaminado a fidelizar a la clientela.
Atentamente
J. B. H.
 Director general

Tres
El Diario de Zamora
Zamora, 5 de enero de 2015 - (Agencias)


En la madrugada de ayer, fue hallado el cadáver de Ramón Nieto Segura, joven empresario recientemente afincado en nuestra ciudad con el objetivo de abrir una tienda de ropa para bebés. Según fuentes policiales, el fallecimiento fue provocado por la ingestión de cinco frascos de somníferos.
Asimismo, nos informan de que la causa que motivó tan triste decisión sería, presuntamente, la incapacidad del finado de asumir la inmensa deuda contraída para llevar a cabo su proyecto empresarial.



Cuatro
Julia Barrero Hernández saboreaba su whisky aquella noche, sola, ante la pantalla del televisor, con todas las luces apagadas, regodeándose. Había conseguido su propósito. A ella no la dejaba impunemente en las puertas del altar ni Ramón ni ningún otro. Y si, para más recochineo, se casaba con la primera mema que se le había cruzado por delante, su vida no valía ni un pirulí.
Nada sabe más dulce –canturreó– que ver pasar el cadáver de tu enemigo por delante de la puerta.                                

miércoles, 10 de febrero de 2016

Aprenderás con el sudor de tu frente


"Había una vez un niño en una clase de matemáticas. De repente un pajarito se posó en el alfeizar de la ventana y comenzó a cantar. El profesor siguió llenando de números y letras la pizarra, insensible a la belleza de su canto. El pajarito mostraba al alumno la belleza de la vida mientras que el profesor seguía con sus ecuaciones. El alumno, que era sensible y emotivo, permitió que su conciencia fluyera hasta sintonizar con el canto del pájaro. Su corazón estaba en el alfeizar, no en la pizarra y durante unos minutos fue intensamente feliz.
De este cuento se pueden extraer varias conclusiones interesantes sobre la mentalidad de algunos pedagogos:
1. No solo son insensibles a la belleza de las matemáticas, sino que no tienen ningún pudor en confesarlo, sin comprender que hay profesores de matemáticas capaces de mostrar la belleza de su asignatura.
2. Sospechan que los profesores de matemáticas son sordos.
3. Creen que es más educador atender al canto de un pájaro que a las explicaciones de un profesor.
4. No les importa que el alumno suspenda el próximo examen de matemáticas sin aprobar por ello el de ornitología"
                                                                                           El valor del magisterio (Fragmento) Gregorio Luri - Revista Mercurio nº 177, Enero 2016  

Estos párrafos pertenecen a un artículo, tan esclarecedor como irónico, que en apenas un folio aclara muchos malentendidos y, de ser leído atentamente por quienes especulan sobre la realidad educativa sin conocerla por dentro, pondría fin a un buen números de conclusiones erróneas. Cada cierto tiempo se escuchan cantos de sirena recomendando unos pretendidos revolucionarios métodos educativos que, en teoría respetan la libertad de los chicos a la vez que consiguen transmitir los conocimientos sin que los educandos tengan que esforzarse o muy poco. Pero los métodos  de Montessori, Piaget, etc., ni son nuevos ni pueden aplicarse a cualquier tipo de enseñanza. En primer lugar, esos pedagogos estadounidenses, italianos, franceses etc. predicaban sus teorías a principios del siglo XX y, al menos, en los manuales pedagógicos españoles de hace cuarenta y cinco años ya se ilustraba sobre la forma de ponerlas en práctica. En segundo y más importante, el aprendizaje intuitivo y basado en la espontáneidad y curiosidad natural de los alumnos -excepto en ocasiones muy específicas- solo son recomendables en edades muy tempranas. En cuanto hace su aparición el pensamiento abstracto, el esfuerzo y la disciplina resultan imprescindibles.
Merece la pena utilizar el enlace y leer el artículo completo. Es ameno, dice verdades como puños y no les hará perder más que un par de minutos de su tiempo.

viernes, 5 de febrero de 2016

Don Rufo bufa: La guerra fría de los medios






En la primera mitad del siglo pasado tuvo lugar la guerra civil española. Nos lo han contado nuestros mayores y lo hemos leído en los libros de texto. Conocemos el proceso con más o menos detalle. Durante la segunda república, tuvo lugar un proceso electoral en el que ganó una alianza de inquierdas denominado Frente Popular y constituido por socialistas, comunistas y anarquistas. La derecha no podía consentir que el poder se le fuese de las manos aunque esto hubiese sucedido como consecuencia de un proceso democrático. Ellos solo aceptan el resultado de las urnas cuando le favorece directamente, a no ser que la formación ganadora no está demasiado alejada de sus esquemas garantizándole que sus fuerzas vivas seguirán pudiendo hacer y deshacer a su antojo, cometer las tropelías que se les antojen, colocar a los suyos al frente de las instituciones estratégicas y enriquecerse (todavía más) por cualquier medio a su alcance independientemente de su legalidad.Hoy día, existe otra coalición con posibilidades de repetir el mismo esquema. Y la respuesta es exactamente la misma. Pero el peligro de ahora no son las armas de fuego, las trincheras o las bombas. La historia se repite pero nunca de forma literal. Las armas de ahora son publicitarias tal como marcan los tiempos, se trata de un conflicto bélico que tiene a los medios de comunicación como escenario. Televisión, prensa, redes sociales compiten en el descrédito, el insulto, la desinformación, la demagogia de la forma más soez y vocinglera. La lucha es sin cuartel, sea en sus formas más burdas o más refinadas, su principal arsenal es la mentira. Hay que convencer al espectador – que, casualmente, es quien depositará su voto en la urna– de que el horizonte amenaza tormenta, de que la izquierda es un demonio devastador que destruirá la tranquilidad y la libertad de las buenas gentes, de los honrados trabajadores que intentan sobrevivir a esta crisis, programada y aprovechada por las grandes fortunas como cualquiera medianamente informado habrá deducido hace tiempo.

Resultado de imagen de debate inda marhuenda
A poco que nos descuidemos, se acabarán saliendo con la suya. Sigamos escuchando los cantos de sirena de todos esos supuestos periodistas –en realidad propagandistas a sueldo del poder– y naufragaremos en el más proceloso de los océanos. Un día se nos encenderá la luz y comprenderemos el juego que se traen, entonces recordaremos todas y cada una de las fases –batallas, victorias, nuevas escaramuzas– de la guerra que estamos soportando en este preciso momento, pero será demasiado tarde porque estaremos todos lívidos e inertes, sumergidos bajo el agua.